Posts

Programa Bíblico para Niños – Nivel 3: Lección 14 “La Pascua – justificados por Su sangre”

Pasajes Destacados: Éxodo 12:3–8, 43–47; Levítico 23:4–5; Romanos 3:23; 6:23; Hebreos 10:4; Juan 1:1–3; Lucas 1:35; Mateo 1:23; Filipenses 2:5–8; Juan 10:17-18; 3:16; 1:29


Asset-21@2x

Dios dio instrucciones a la antigua nación de Israel para la observancia de la Pascua. En el décimo día en el primer mes del año, cada familia debía seleccionar un cordero especial para la Pascua. Este cordero debía ser perfecto, sin ningún defecto. Cuatro días después, justo al comienzo del día 14 del primer mes a la puesta del Sol, debían matar al cordero, asarlo y comerlo como parte de una cena especial, pintando con un poco de la sangre del cordero los dinteles de las puertas. Quienes hicieran esto estarían protegidos del ángel de la muerte, que mataría a todos los primogénitos en aquella tierra, excepto a quienes estuvieran dentro de las casas cuyos dinteles estuvieran pintados con la sangre del cordero. Se ordenó a los israelitas que cada año después de eso comieran una cena de Pascua esa misma noche y recordaran cómo Dios había salvado de la muerte al primogénito en su hogar. Pero este cordero pascual también simbolizaba algo más. Todos los humanos estamos bajo la pena de muerte porque todos hemos pecado, y la muerte es la pena por pecar contra Dios. Puede que no tengamos al ángel de la muerte pasando sobre nosotros, pero aun así estamos sujetos a la muerte por nuestros pecados. Sin embargo, en lugar de un cordero, tenemos a Jesucristo. Cristo fue el sacrificio perfecto que estuvo dispuesto a convertirse en un ser humano y luego morir por nuestros pecados, protegiéndonos de la muerte, tal como la sangre del cordero en la puerta protegía a los israelitas. Antes de que Cristo muriera, enseñó a Sus discípulos a guardar la Pascua como un recordatorio anual de Su sacrificio por ellos, y a que bebieran una pequeña copa de vino y comieran un pequeño pedazo de pan sin levadura en lugar de asar un cordero. Los discípulos enseñaron estos nuevos símbolos a la Iglesia. Desde aquel tiempo, el fiel pueblo de Dios a través de la historia ha continuado recordando el sacrificio de Cristo todos los años en la Pascua, tal y como los israelitas recordaban la Pascua sacrificando el cordero todos los años. Ellos fueron liberados de los egipcios que los esclavizaban, mientras que nosotros somos liberados de Satanás que esclaviza a la humanidad al pecado.

Asset-22@2x

Discusión:

  1. Pregunte a sus hijos por qué creen que el cordero seleccionado para la Pascua tenía que ser sin defecto. ¿Cómo se relaciona esto con Jesucristo?
  2. La gente a menudo se pregunta por qué Cristo tuvo que morir. Discuta esto con sus hijos. Asegúrese de explicar que Dios no se comprometerá con el pecado y que no podría haber perdón de los pecados sin derramamiento de sangre (Hebreos 9:22). Cristo tuvo que morir para expiar los pecados de la humanidad, dándole a usted y a sus hijos y a todo ser humano que alguna vez haya vivido una oportunidad de salvación y vida eterna en la familia de Dios.
  3. Discuta con sus hijos cuán terrible es el pecado y por qué Dios lo aborrece. Elija uno de los Diez Mandamientos y hable sobre cómo violarlo causa miseria, dolor y sufrimiento. ¿Qué tan diferente sería el mundo si se cumpliera ese mandamiento? Recuérdeles a sus hijos que es debido al pecado de la humanidad que Cristo tuvo que morir.
  4. Explique a sus hijos que la sangre de Cristo está representada por el vino y que el pan representa Su cuerpo que fue golpeado por nosotros.
Asset-23@2x

Para Memorizar:

1 Corintios 5:7

“Limpiaos, pues, de la vieja levadura, para que seáis nueva masa, sin levadura como sois; porque nuestra pascua, que es Cristo, ya fue sacrificada por nosotros”.


Programa Bíblico para Niños – Nivel 3: Lección 13 “El Plan de Dios para la salvación”

Pasajes Destacados: 1 Pedro 1:19–20; Génesis 2:7–9, 15–17; Deuteronomio 16:16; Levítico 23:1–4


Asset-21@2x

Dios diseñó un plan mediante el cual tendría una familia con quien compartiría la eternidad. Entonces Él planeó crear a la humanidad a Su imagen, ponerlos en un entorno hermoso, y creó circunstancias en las que tendrían que elegir entre hacer lo correcto o lo incorrecto. Dios sabía que dar a la humanidad una agencia moral libre era la única forma cómo podrían desarrollar el carácter necesario para vivir en paz y armonía para siempre. También sabía que los seres humanos podrían elegir el camino equivocado, lo que causaría miseria y conduciría a la muerte. Dios no quería una familia que estuviera en confusión y miseria por toda la eternidad, así que antes de crear a la humanidad también diseñó un plan para salvarlos de la muerte eterna y traerlos dentro de Su familia. Él nos dio Sus Días Santos para enseñarnos sobre Su plan de salvación. Dios diseñó los Días Santos siguiendo las estaciones de cosecha en Judea, que incluyen la primavera, el verano temprano y el otoño. En las próximas lecciones discutiremos los Días Santos de primavera: la Pascua y los Días de los Panes sin Levadura, y lo que representan en el plan de salvación de Dios. Tenemos el privilegio de comprender y ser parte de este plan verdaderamente asombroso y admirable.

Asset-22@2x

Discusión:

  1. Discuta con sus hijos lo que significa ser un agente moral libre. A la humanidad no le ha sido dado el derecho de determinar qué está bien y qué está mal. Elegimos si haremos o no lo que es correcto, pero tal como Dios lo define.
  2. Explique a sus hijos que Dios hizo a los humanos físicos, de modo que, si se negaran a aprender a obedecerle, no recibirán un castigo de eterna tortura, sino que simplemente morirán una muerte física como lo hacen todos los humanos (Romanos 6:23; Apocalipsis 21:8).
  3. Ayude a sus hijos a comprender que su destino final es nacer en la familia de Dios como Sus hijos (Romanos 8:14–16; Hebreos 2:6–8; Salmos 82:6).
  4. Pregunte a sus hijos qué les gustaría hacer cuando se conviertan en seres espirituales en la familia de Dios. Comparta lo que usted espera hacer.
Asset-23@2x

Para Memorizar:

Romanos 5:10

“Porque si siendo enemigos, fuimos reconciliados con Dios por la muerte de su Hijo, mucho más, estando reconciliados, seremos salvos por su vida”.


Programa Bíblico para Niños – Nivel 3: Lección 12 “Heredando las promesas”

Pasaje Destacado: Génesis 35: 9–15; 48: 8-20; 49: 1–2, 8–12, 22–26; Hebreos 7:14


Después de que Abraham mostró a Dios que le obedecería sin importar lo que fuera, Dios hizo promesas incondicionales a Abraham. Estas promesas incluyeron gobierno, poder militar y propiedad de la tierra más productiva del planeta. Sin embargo, Abraham murió sin haberlas recibido. ¿Acaso Dios mintió? ¡No! Dios pasó las promesas a Isaac, el hijo de Abraham, y de Isaac a Jacob. Jacob, cuyo nombre fue cambiado a Israel, tuvo doce hijos, quienes luego recibirían las promesas. Por medio de Jacob, Dios dio la promesa del “cetro”, que incluye la realeza y la promesa del futuro Mesías a Judá. Un cetro es un bastón que posee un rey, lo que representa su gobierno y autoridad. La promesa del Mesías fue cumplida en Jesucristo, quien nació de la tribu de Judá y quien gobernará sobre todas las naciones. La promesa del “derecho por nacimiento” de riqueza y grandeza nacional fue dada a José. Las naciones de habla inglesa hoy en día, que son descendientes de los hijos de José, Efraín y Manasés, heredaron las promesas de primogenitura. Muchas de las bendiciones que disfrutan hoy son un resultado directo de la obediencia de Abraham a Dios y de la fidelidad de Dios al cumplir sus promesas a Abraham.

Discusión:

  • Pregunte a sus hijos cómo creen que se sintió Abraham al no recibir todas las promesas durante su vida física. ¿En qué se concentró Abraham (Hebreos 11:13-16)?
  • Anime a sus hijos a pensar en el milenio. ¿Será Jesucristo el Mesías y Rey de reyes? ¿Los descendientes de Jacob poseerán riqueza nacional y grandeza?
  • Recuerde a sus hijos que la identidad de las personas de habla inglesa se puede probar. Refiérase al folleto “Estados Unidos y Gran Bretaña en Profecía”.

Memorizar y revisar:

Génesis 18:19

“Porque yo sé que mandará a sus hijos y a su casa después de sí, que guarden el camino del Eterno, haciendo justicia y juicio, para que haga venir el Eterno sobre Abraham lo que ha hablado acerca de él”.


Programa Bíblico para Niños – Nivel 3: Lección 11 “Las promesas incondicionales”

Pasaje Destacado: Génesis 18:1–15; 21:1–21; 22:1–19; Romanos 4:3; Hebreos 11:11–12, 17–19.


Dios le prometió a Abraham que él sería el padre de muchas naciones. Dios dijo que los descendientes de Abraham serían tantos ¡como la arena a la orilla del mar! Sin embargo, Abraham y Sara se estaban haciendo viejos y no tenían hijos. A pesar de su avanzada edad, Abraham y Sara creyeron que Dios cumpliría sus promesas, y Él lo hizo. Isaac nació cuando Sara tenía 90 años y Abraham tenía 100 años. Abraham había esperado 25 años desde la primera vez que Dios hizo la promesa de que él tendría un hijo. Ismael, el hijo que Abraham tuvo que su sierva, fue enviado lejos con su madre, pero Dios también prometió hacer naciones de sus descendientes. Cuando Isaac era un joven, Dios le dijo a Abraham que lo sacrificara en el monte Moriah. Abraham partió temprano en la mañana siguiente para hacer lo que Dios le dijo. ¡No es de extrañar que Abraham sea llamado el padre de los fieles! Abraham comenzó a llevar a cabo las instrucciones de Dios e Isaac, en obediencia a su padre, se dejó amarrar. Cuando Abraham estaba a punto de sacrificar a Isaac, Dios lo detuvo y proporcionó en su lugar un carnero para la ofrenda. Por este acto de fe de Abraham, Dios supo que Abraham siempre lo obedecería sin importar lo que fuera. Debido a la fe de Abraham, Dios hizo incondicionales promesas a Abraham. Eso significa que sucederían sin importar lo que pasara.

Discusión:

  • Señale a sus hijos que Ismael es el antepasado del pueblo árabe de la actualidad.
  • Pregunte cuánto tiempo les tomó a Abraham e Isaac llegar al monte Moriah ¿Qué iba pensando Abraham durante ese tiempo? ¿Renunció a su fe? Explique.
  • Discuta con sus hijos el papel de Isaac en esta historia. ¿Qué dice su actitud sobre él?
  • Pregunte cómo es que Abraham se hizo amigo de Dios. Hablen sobre cómo podemos convertirnos en amigos de Dios (Juan 15:14), y lo que significa ser un amigo de Dios.
  • La fe funciona. Abraham creyó a Dios, así que hizo lo que Dios dijo. Pida a sus hijos que piensen en un ejemplo en el que la fe fue demostrada por las acciones.

Memorizar y revisar:

Génesis 18:19

“Porque yo sé que mandará a sus hijos y a su casa después de sí, que guarden el camino del Eterno, haciendo justicia y juicio, para que haga venir el Eterno sobre Abraham lo que ha hablado acerca de él”.


Programa Bíblico para Niños – Nivel 3: Lección 10 “De Abram a Abraham: promesas de bendiciones “

Pasaje Destacado: Génesis 12:1–20; 14:1–24; 17:1–27; Gálatas 3:29


Abram salió de Harán y se dirigió a Canaán a los 75 años de edad. La vida a la que Dios lo había llamado estuvo llena de aventuras. Sarai era la esposa de Abram. Debido a su belleza, Abram se encontró en problemas con el faraón de Egipto y luego con Abimelec rey de Gerar. Mas tarde, Dios intervino para salvarlos Cuando el sobrino de Abram, Lot, fue secuestrado en una guerra, Abram armó un ejército de sus propios sirvientes y rescató a Lot. A lo largo de las aventuras de la vida, Abram nunca perdió de vista lo que era importante. Abram obedeció a Dios y caminó con él. Dios prometió que los hijos de Abram serían muy bendecidos, pero Abram preguntó a Dios que cómo se podían cumplir las promesas cuando no tenía herederos. A la edad de 99 años, Dios nuevamente se le apareció a Abram y le prometió que sería padre de muchas naciones. Dios cambió el nombre de Abram a Abraham para reflejar su promesa. También cambió el nombre de Sarai a Sara. Dios le hizo saber a Abraham que Ismael, un hijo que tuvo con su sierva Agar, no era el heredero prometido y que él y Sara tendrían un hijo cuyo nombre sería Isaac. Isaac sería el hijo de la promesa, porque Dios prometió que nacería.

Discusión:

  • Hable con sus hijos sobre algunas de las aventuras de Abraham. Enfatice en que Dios lo libró en todas. ¡Recuérdeles que nada es demasiado difícil para Dios!
  • Explique que Dios siempre cumple sus promesas, aunque a veces tenemos que esperar largo tiempo. Él nos enseña paciencia. Explique que Abraham y Sara desarrollaron la paciencia al esperar mucho tiempo para tener a su hijo, Isaac.
  • Explique a sus hijos que los verdaderos cristianos, sin importar de qué raza sean, son considerados por Dios como los hijos espirituales de Abraham porque obedecen a Dios tal como él obedeció a Dios.

Memorizar y revisar:

Gálatas 3:29

“Y si vosotros sois de Cristo, ciertamente linaje de Abraham sois, y herederos según la promesa”.


Programa Bíblico para Niños – Nivel 3: Lección 9 “Abram”

Pasaje Destacado: Génesis 11:10–32; 12:1–4; Hebreos 11:8-10.


Después del diluvio, la Tierra comenzó a ser repoblada por los hijos de Noé: Sem, Cam y Jafet. Abram nació 292 años después del diluvio. Era el hijo menor de Taré, quien era del linaje de Sem. Un hecho interesante es que Noé y Sem todavía continuaban vivos durante la vida de Abram. Abram nació en la ciudad de Ur. Se casó con su media hermana Sarai. Su padre Taré dejó Ur para ir a Canaán y llevó con él a su familia, incluido Abram. Se detuvieron en Harán, donde murió Taré, y quizás Abram se hubiera quedado allí. Sin embargo, Dios le habló a Abram y le dijo que dejara a su familia y se fuera a un lugar no revelado. Dios prometió hacer de Abram una gran nación y su nombre grandioso. Prometió bendecir a quienes bendijeran a Abram y maldecir a quienes lo maldijeran, y que todas las naciones serían bendecidas por medio de su simiente. Abram le creyó a Dios y, sin dudarlo, se fue de Harán.

Discusión:

  • Explique a sus hijos que el matrimonio entre parientes fue común en los primeros años siguientes al diluvio. Recuerde que, inicialmente, todos estaban emparentados estrechamente. Sin embargo, Dios prohibió tales relaciones posteriormente (Levítico 18:6–18).
  • Señale que las promesas de Dios a Abram fueron condicionales. Primero tuvo que obedecer a Dios. Recuérdeles que la obediencia siempre debe ser primero.
  • Abram ya era bastante rico; tenía criados y animales. Estaba cómodo así. Pregunte a sus hijos si pueden imaginarse a sí mismos dejando la comodidad del hogar para seguir lo desconocido. Señale que Abram tuvo que tomar una decisión muy difícil, pero lo hizo sin dudar.
  • Explique que la promesa de bendecir a todas las naciones por medio de su simiente indica que el Mesías vendría del linaje de Abram. Claramente Dios le enseñó a Abram el evangelio del Reino de Dios.

Memorizar y revisar:

Génesis 18:19

“Porque yo sé que mandará a sus hijos y a su casa después de sí, que guarden el camino del Eterno, haciendo justicia y juicio, para que haga venir el Eterno sobre Abraham lo que ha hablado acerca de él”.


Programa Bíblico para Niños – Nivel 3: Lección 8 ” Los dos árboles “

Pasaje Destacado: Génesis 2:8–9, 16–17, 21–23, 3:1–6; 1 Juan 2:16.


Dios creó al primer hombre y a la primera mujer: Adán y Eva. Los colocó en un hermoso jardín lleno de hermosas plantas y árboles. Dios también plantó en medio del jardín dos árboles que tenían un significado especial, y le dio a Adán instrucciones específicas sobre ellos. El primero, era el árbol de la vida y el segundo, el árbol del conocimiento del bien y del mal. Dios le dijo a Adán que podía comer del árbol de la vida, pero que no debía comer del árbol del conocimiento del bien y del mal porque el día que comiera de él, moriría. Las instrucciones sobre los árboles y las consecuencias de la desobediencia fueron claramente establecidas. Dios le dio a la humanidad libre albedrío para elegir, pero Él quiere que elijamos hacer lo que Él dice. Los dos árboles fueron utilizados para probar la obediencia de la humanidad a Dios.

Discusión:

  • Recuerde a sus hijos que estos eran árboles reales en un jardín real, aunque simbolizaban elegir el camino que conduce a la vida o el camino que conduce a la muerte.
  • Discuta las implicaciones del camino del “conocimiento del bien y del mal” ¿Cómo vemos que se manejan “el bien y el mal” en nuestra sociedad?
  • Examine la excusa de Eva para desobedecer a Dios. Tenga en cuenta cómo la lujuria de los ojos y el orgullo de la vida jugaron un papel en su decisión.
  • Dios a menudo prueba a su pueblo con situaciones difíciles. Pregunte a sus hijos por qué piensan que Dios hace esto. Asegúrese de enseñarles que la toma de decisiones construye el carácter.
  • Mediten sobre los dos árboles: Que siempre hay dos opciones, el camino de Dios y el camino errado. Note que ambos árboles se veían bien, pero solo uno era bueno.

Memorizar y revisar:

Deuteronomio 30:19–20 “A los cielos y a la tierra llamo por testigos hoy contra vosotros, que os he puesto delante la vida y la muerte, la bendición y la maldición; escoge, pues, la vida, para que vivas tú y tu descendencia; amando al Eterno tu Dios, atendiendo a su voz, y siguiéndole a él; porque él es vida para ti, y prolongación de tus días… “.


Programa Bíblico para Niños – Nivel 3: Lección 7 “La re-creación de la humanidad”

Pasaje Destacado: Génesis 2:4–8, 15, 19–20.


Dios restauró la Tierra creando el ambiente perfecto para la humanidad. Él creó a un hombre, Adán, para empezar a reproducirse así mismo. Dios hizo a Adán del polvo de la Tierra a Su imagen, y sopló aliento de vida en él. Dios colocó a Adán en el Edén, un hermoso jardín creado solo para él, y le ordenó que mantuviera y cuidara el jardín. Todo árbol hermoso y toda planta con semillas estaban en el Edén. Eso fue un hermoso comienzo para la humanidad. Al contrario de lo que enseñan los evolucionistas, Dios literalmente creó a Adán y a Eva y los colocó en un jardín físico, y de estos dos seres humanos vinieron todas las personas que han existido.

Discusión:

  • Ayude a sus hijos a comprender que Adán fue el comienzo del plan de Dios para tener una familia.
  • Pregunte a sus hijos qué trabajo le dio Dios a Adán.
  • Platíqueles sobre el hermoso jardín y los animales.
  • Pregunte a sus hijos qué tipo de animal les gustaría tener de mascota si fuera posible. (Use esto como una oportunidad para hablar sobre el maravilloso mundo de mañana).
  • Platíqueles sobre el vínculo cercano y la relación amorosa que Adán tuvo con Dios.

Memorizar y revisar:

Génesis 1:27 “Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó”.


Programa Bíblico para Niños – Nivel 3: Lección 6 “La re-creación: días 1 a 7”

Pasaje Destacado: Génesis 1:1 a 2:3; Salmos 104: 59, 30; Isaías 45:18.


Génesis 1:1 describe a Dios creando todo en el universo visible. Creó todo en un estado armonioso y hermoso. Pero Génesis 1:2 describe la Tierra como un lugar muy hostil e inhabitable. Entonces, ¿qué pasó entre los versículos 1 y 2? Este es un período de tiempo de posiblemente millones de años. Durante este tiempo Lucifer se rebeló contra Dios, y su nombre fue cambiado a Satanás. La destrucción en la Tierra fue el resultado de la guerra de Satanás contra Dios. Cuando Satanás fue derrotado, Dios “limpió” el desastre en los siete días de la re-creación! Luego, Dios rehabilitó la Tierra, volviéndola adecuada para la vida humana. Él restauró la hermosa atmósfera de la Tierra, hizo que apareciera la tierra seca, hizo que crecieran las plantas, creó las aves y los peces y, finalmente, los animales terrestres y los primeros humanos. Entonces, Dios creó el sábado en el séptimo día de la creación descansando en él, y dándole así ejemplo a la humanidad para que haga lo mismo.

Discusión:

  • Explique que “en el principio Dios creó los cielos y la Tierra” en Génesis 1:1 se refiere a Dios creando el universo físico en un estado de belleza y armonía.
  • Explique que “crear” en Génesis 1:1 significa literalmente “crear” de la nada.
  • Ayude a sus hijos a comprender que pudo haber pasado mucho tiempo entre los versículos 1 y 2del Génesis.
  • Explique que cuando Génesis 1:2 dice que los cielos y la Tierra estaban en un estado dedestrucción y caos, significa que “se volvieron” de esa manera debido a la rebelión de Satanás.
  • La palabra “era” en Génesis 1: 2 proviene de la palabra hebrea que significa “volverse, llegar a sero llegar a quedar”.
  • Las palabras “sin forma ni vacío” en Génesis 1:2 provienen de palabras hebreas que significan unestado de confusión o vacío.
  • Isaías 45:18 dice que Dios no creó la Tierra) en vano; es decir, en un estado de confusión o vacío.
  • Explique que por la rebelión de Satanás se dañó la superficie de la Tierra, y que Dios la “renovó”(Salmo 104:30) en la “semana de la re-creación” para hacerla habitable para los seres humanos.
  • Pregunte a sus hijos por qué Dios recreó la superficie de la Tierra. Recuérdeles la importancia dela familia humana para Dios.

Programa Bíblico para Niños – Nivel 3: Lección 5 “La rebelión de Satanás”

Pasajes Destacados: Isaías 14:12-14; Ezequiel 28:15-17; Lucas 10:18; 2 Pedro 2:4; Judas 6; Apocalipsis 12:7–9; 20:1–3,10.


Lucifer fue creado por Dios como un poderoso arcángel con grandes responsabilidades. Sin embargo, Lucifer permitió que el orgullo y la vanidad pervirtieran sus pensamientos y acciones. Lucifer comenzó a creer que él sabía más que Dios y que su camino de obtener y competir era mejor que el camino de Dios de cooperación y amor. Satanás ideó un plan para tratar de derrocar a Dios. Convenció a una tercera parte de los ángeles de rebelarse con él para tomar el trono de Dios ¡Lucifer quería la posición de Dios! Por supuesto, el ser creado no era más poderoso que su Creador. Dios arrojó a Lucifer y sus ángeles de vuelta a la Tierra. Dios nombra las cosas tal como son, así que cuando Lucifer se rebeló, Dios cambió el nombre de Lucifer a Satanás, que significa adversario o enemigo, y a los ángeles de Satanás los llamó demonios.

Discusión:

  • Ayude a sus hijos a demostrar que la ley existió antes que Moisés. Pídales que lean 1 Juan 3:4 y 2 Pedro 2:4 y guíelos en sus conclusiones.
  • Explique que no tenemos nada que temer de Satanás porque Dios está a cargo y Satanás no puede hacernos nada sin el permiso de Dios.
  • Explique que todos tendrán la oportunidad de estar en la familia de Dios y que solo quienes rechacen voluntariamente a Dios morirán en el lago de fuego (Malaquías 4:1,3). Ningún ser humano pasará la eternidad ardiendo en el fuego del infierno.

Memorizar y revisar:

Isaías 14:12-14 “¡Cómo caíste del cielo, oh Lucero, hijo de la mañana! Cortado fuiste por tierra, tú que debilitabas a las naciones.  Tú que decías en tu corazón: Subiré al cielo; en lo alto, junto a las estrellas de Dios, levantaré mi trono, y en el monte del testimonio me sentaré, a los lados del norte; sobre las alturas de las nubes subiré, y seré semejante al Altísimo”.